San José de Costa Rica & Volcán Irazú. Entre la urbe y la naturaleza exuberante

Lo que costó llegar a San José de Costa Rica

La locura que hicimos realidad, fue cruzar de Guatemala a Costa Rica en autobús, con la línea de autobuses KingQuality. Las primeras cinco horas fueron maravillosas, pues el autobús era digno de admirar. Nunca habíamos montado en ninguno semejante, los asientos parecían camas. La azafata te surtía con continuos aperitivos, y ella misma se encargo de pasar la documentación necesaria en la aduana Guatemala-Salvador,  así que las horas se pasaron sin darnos cuenta.

Hicimos noche en un hotelito salvadoreño, si se puede llamar dormir a las tres horitas que teníamos, pues a las tres de la madrugada el autobús partía de nuevo. Esta vez no era tan espectacular, más bien muy sencillito, el aire condicionado estaba a tope, la azafata ya no repartía aperitivos. Se realizaban paradas por el camino, normalmente aprovechando los puestos aduaneros, en los cuales te apeabas y realizabas todos los trámites oportunos, cola, maletas abajo, chequeo, maletas arriba… aduana El Salvador-Honduras, y cambio de nuevo de autobús, esta vez con el vidrio delantero bastante roto y el aire condicionado ya no funcionaba. Pasamos del Polo Norte al Desierto de Sahara en cuestión de segundos. Seguimos ruta, más animados, dentro de lo posible,  pues solo quedaba el último tramo Honduras- Nicaragua y Nicaragua-Costa Rica. Como he dicho al principio, una locura que no recomiendo y espero no volvamos a repetir.

Finalmente llegamos a San José de Costa Rica y sabíamos de antemano que Tim,  un americano con el que habíamos contactado a través de Couchsurfing nos esperaba en su casa. Tim había vivido siete años en Costa Rica, y conocía el país de maravilla. Esos días se preparaba para regresar a su patria. Es un hombre agradable, muy cercano y acostumbrado a tratar con niños. La casa la comparte con dos mujeres peruanas, Laura, Melisa, y Emy, su simpático bebe que daba la nota dulce al hogar. Los juegos de mesa fueron una constante en los días que pasamos en San José. La verdad es que esta ciudad fue nuestro punto estratégico a partir del cual íbamos visitando diferentes zonas de Costa Rica.  La base en la que en días lluviosos fue nuestro refugio y el hogar donde cargábamos pilas.

Tim nos presento a Ana, una amiga tica (costarricense), en una cena que organizamos al estilo español. Ana nos guió en nuestro recorrido y posteriormente pasamos unos días con ella en Cobano. Laura, Melisa, Emy y su familia siempre eran una caja de sorpresas. Cuando no tenían ensayo con sus alegres cantos peruanos, realizaban un sinfín de actividades, todas ellas ligadas a la familia y compartiendo deliciosas recetas peruanas. Y esa despedida de graduación de Zoe, en un 10 de Diciembre, coincidiendo con mi cumpleaños. En esa casa, donde todos los días de un algo se creaba una fiesta, apague mi vela de los deseos.

Un día en San José

El mercado de frutas y verduras del Zapote funciona desde primerísima hora de la mañana. Las paraditas ofrecen un sinfín de frutas y verduras dispares, así que la alegría del colorido y los olores afrutados te enloquecen de tal forma que te gustaría probar un poquito de cada pieza. Los tenderos te ofrecen degustarlas. Fuimos saboreando aquello que mas nos atraía.

Empezó a chispear, lo cual nos hizo apresurarnos en nuestras compras. Un poco de maracuyá, aguacates, tomates, calabacines, bananos, mamon chino y unas piezas de guayaba. Del maracuyá hicimos un delicioso zumo con el que almorzamos acompañado de una crema de verduras.

Por la tarde nos reunimos con Catalina, una mujer costarricense que trabaja como Directora de Cultura, en el ministerio de educación (http://www.mep.go.cr/). Habíamos contactado con ella a través de Marc, nuestra pieza clave del proyecto en España. La verdad no sé que haríamos sin su ayuda, es una gozada tener alguien que constantemente nos apoya en nuestras andanzas y  aporta su punto de vista desde el otro lado del mundo, nos escucha  y colabora de forma altruista. Conectamos perfectamente con Catalina, cálida, alegre y directa. Tuvimos una reunión explicándole el proyecto educativo y las posibilidades de sinergias con Costa Rica, pues se esta haciendo un programa similar a nivel nacional para concienciar a la población costarricense de la riqueza de sus tradiciones y así evitar que se pierdan. Catalina nos presento a Marta, que trabaja como Coordinadora Nacional de la Comisión Costarricense de Cooperación con la UNESCO  (http://www.unesco.or.cr/ ). De nuevo explicamos el proyecto y se valoraron las posibilidades de colaboración con ellos. Nos resultaba divertido ir tratando todos los temas entre incisiones y preguntas de Noa e Ishi que también querían aportar su granito de arena, ya sea enseñando un dibujo, o bien pidiendo unas galletas. En otra situación consideraría impensable ir a una reunión de este tipo con los niños, pero en este viaje somos un tándem imposible de separar. Salimos contentos tras despedirnos de Marta y seguimos camino con Catalina hacia su lugar de trabajo.

Nos quedamos con ganas de poder cenar con Catalina. Más bien tenemos un encuentro pendiente ya sea de nuevo en Costa Rica o bien en España. Más que asistir a una reunión nos quedamos con la sensación de que ganábamos una amiga.

Volcán Irazú. Entre neblina y lluvia intensa  

El Irazú es un volcán activo con una larga historia de erupciones y ciclos eruptivos. En él, nacen varios ríos que alimentan las cuencas del río Chirripó, río Reventazón, río Sarapiquí y río Grande de Tárcoles. El origen de su nombre se debe a un poblado indígena que existió en las faldas del volcán llamado Iztarú, palabra que para ellos significaba cerro del temblor y trueno. Sin embargo, a través de los años por comunicación verbal se modificó el nombre a Irazú.

A pesar del mal tiempo, pues Costa Rica hasta entonces no nos obsequió con ningún rayito de sol, preparamos una excursión al Volcán Irazú. En días nublados hay que tener mucha suerte para que al llegar a la cima puedas divisar el fondo del volcán y disfrutar de su caldera y la vegetación que inunda ese paraíso natural. La situación era alarmante, en nuestro ascenso la lluvia aumentaba en intensidad y el frio que entraba por las puertas del autobús en cada una de las paradas, auguraba que pasaríamos frio. Teníamos tres horas para pasear por los alrededores de Irazú y su volcán, hasta que el autobús partiese de nuevo de regreso. Estuvimos prácticamente todo el tiempo intentando entretenernos en la cafetería de la cima, entre cafecitos, alguna magdalena, mirar las postales y libros donde podías ver fotos absolutamente increíbles del lugar. Donde la fauna vegetal y animal aparecía en cada rincón. De esta forma se nos ponían aun los dientes más largos, y cuando todo apuntaba a que nos íbamos a quedar sin ver nada, solo habiendo pisado el lugar, de repente, el viento se llevó los densos nubarrones que cubrían el lugar.

–          Guauuu!!!, ahora o nunca, vamos a la carrera.- Gritamos todos al unísono, saliendo de la cafetería en busca del camino que te llevaba a la falda del volcán.

El recorrido fue de lo mas explosivo, se notaba que habíamos estado como gatos enjaulados.

Todos gozábamos de esa inquietud infantil  en días de lluvia que tan bien conoce el profesorado y sus aulas. Y finalmente pudimos otear la belleza del Irazú.

Vodpod videos no longer available.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Costa Rica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a San José de Costa Rica & Volcán Irazú. Entre la urbe y la naturaleza exuberante

  1. Juan Carlos (rugby cnb) dijo:

    Hola Diana y familia,
    No dejéis de visitar Tortugero, para ver las tortugas poniendo huevos de noche y Limón una ciudad con mucho colorido. Para descansar un baño en un rio de agua caliente, creo que está en la falda del volcán arenal o el poas no recuerdo bien.

    Adelante con vuestra aventura

    Pura vida…

    • Caray!!! que bien saber de ti,
      Lamentablemente nos perdimos la puesta de las tortugas, vimos Tortuguero pero bajo una manta de lluvia. Limón nos lo saltamos, pues la lluvia en Costa Rica fue de campeonato. En ríos nos bañamos pero no de agua caliente. No obstante y a pesar de tanta lluvia Costa Rica es un país precioso y que te deja ganas de regresar.
      A ver si nos vemos a mí regreso que hace tiempo que no se nada de vosotros.
      Un gran abrazo
      Diana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s