San Cristóbal de las Casas. La Ciudad Real

Desde que llegas a México y te vas impregnando de su cultura, de su gente, te das cuenta que poco a poco te va cautivando profundamente. Su gente es abierta y cálida, espontanea allí por donde vas. La unión familiar es primordial, todo queda en familia. No obstante no son solo las sonrisas lo que conlleva su magia, sino su colorido, su música, la fuerza con que llevan a cabo cada paso, cada tradición, los valores presentes en cada rincón y su fuerte creencia religiosa.

La ciudad de San Cristóbal es una de las ciudades coloniales más bellas del estado y del país. Ciudad con historia, creada en los S.XVI y XVII que muestra diversos estilos arquitectónicos entre los que destaca el barroco, el plateresco y el neoclásico. Iglesias tradicionales, plazuelas siempre repletas de niños, sus calles empedradas, y las casas bajas de alegres coloridos, donde sus techos de teja roja destacan rasgando el cielo Azul. Un nuevo colorido bordea la casa desde su base hasta la mitad de la puerta, y un tercer colorido se añade alrededor de sus ventanas, lo cual acentúa un intenso contraste.

La artesanía de la zona es abundante, puedes descubrirla en cada ciudad que visites independientemente de lo pequeña que sea. Vasijas, platos, artículos de cerámica, juguetes de madera, cubertería, muebles…. Cada uno de ellos decorado con un inmenso colorido, parecen abarcar más de lo que el mismo arcoíris posee. La población indígena viste sus trajes tradicionales, que varían de pueblo en pueblo.

Al acercarte a sus mercados, las frutas y hortalizas aparecen apiladas en pequeños montoncitos listos para ser vendidos. La combinación de las frutas  y hortalizas componen puestos que deleitan los ojos del comprador.

Día de Muertos. Paseando en compañía de los ancestros

El hijo de Santiago Carnago, nuestro amigo cubano, esta casado con Beatriz una mujer chiapaneca, y viven precisamente en San Cristóbal de las Casas. La madre de Beatriz regenta un hotel, y allí nos alojamos pudiendo compartir unos días con ellos y teniendo la suerte de coincidir durante esas fechas con el día de todos los santos o como dicen en México, con el Día de Muertos.

Su familia nos invito a compartir con ellos y poder disfrutar de ese día tan especial, donde año tras año la sociedad mexicana decide como va a celebrar a sus muertos. Recias tradiciones conllevan ese día, unos decorando los hogares con el tradicional cempasúchil de Oregón, rezando el rosario en el panteón unidos en familia. Otros con una mezcla mestiza en la que la música mexicana, la bebida y comida con la que más disfrutaba el muerto, y el canto a sus seres queridos y ancestros, se celebran de forma tan alegre. Más que en un cementerio parece que estés  rodeado de fiesta en un colorido y repleto panteón, donde durante todo el día por muy grande que sea el cementerio probablemente contarías más vivos que difuntos. Los niños, entre ellos los nuestros, jugaban entre las tumbas, incluso un grupito de niños enseñaba a Ishi a bailar la peonza encima de una lapida.

–          Observe, se agarra así, por la cuerdita, el brazo de esta forma y se le da este efecto dejándola deslizar, pruebe.- Un niño le explicaba todos los pasos.

–          Lo intento, así, por aquí y…. ohh! Lo hice al revés.- Ishi intentaba una y otra vez, insistentemente, mejorando la técnica, hasta que finalmente la hizo bailar tal y como le habían enseñado.

Con semejante contraste cultural, es imposible no preguntar como viven ese día en esa alegría agridulce. La madre de Beatriz, me comentaba sabiamente que la muerte es pasar de un estado a otro, la vida es el camino en el que has crecido, un aprendizaje en el que normalmente evolucionas y pasas a otro estado una vez muerto. Para ella, que había perdido a su marido y a uno de sus hijos, la posibilidad de sentirles de nuevo cerca, esta realmente presente en el día de muertos, y ello le llenaba de felicidad.

Indudablemente, la tradición es muy fuerte, pero la influencia americana a traído nuevas tradiciones incorporadas a su cultura, celebrando Halloween, así que también encuentras en esos días, niños disfrazados de zombis, de Harry Potter, calabacita, de bruja….

Observando una combinación con recias tradiciones, un sector moderado con coloridos panteones y alegría y otros que incorporan también un Halloween mas propio de una cultura americana, Pero en fin, cada quien es libre de celebrar a sus muertos de la manera que mas satisfactoria le parezca.

Pan de Muertos. Merendando con pan de muertos

Una de las tradiciones mas representativas de la cultura mexicana es la celebración del Día de Muertos. En ella, las familias aprovechan juntándose y visitando los panteones que anteriormente han limpiado, arrancando las malas hierbas y adornando con pinaza toda la tumba. El olor es muy característico y refrescante. Colocan ramos de flores en jarrones, encienden velas, pintan las tumbas con un intenso y variado colorido, conviviendo día y noche con sus “muertitos”, como ellos les llaman. Las ofrendas son uno de los símbolos mas importantes, en sus casas ponen altares, colocando toda clase de objetos, comida y bebida que les complacía.

La merienda con pan de muertos se convirtió en una deliciosa costumbre mexicana, acompañada normalmente con una taza de chocolate. La forma circular de este dulce bizcocho simboliza el ciclo entre la vida y la muerte. Los huesecillos, calaveras, elaborados con masa, escarchados con azúcar o adornados con ajonjolí simbolizan las lágrimas derramadas a los muertos. Su sabor dulzón deleita al paladar mas exigente, no obstante si queréis disfrutarlo tendréis que esperar un año mas.

Cañón del Sumidero

El Cañón del Sumidero, es un orificio de gran profundidad situado a 5 km de Tuxtla Gutiérrez capital del estado de Chiapas. Esta falla geológica, formada hace millones de años, hoy es uno de los escenarios naturales más sorprendentes y bellos no solo de México sino del mundo.

Nos habían hablado bastante sobre la posibilidad de visitarlo. El paseo se realiza en lancha desplazándose por el cauce del rio Grijalva, recorriendo gran parte del cañón. Sus aguas son de un color indefinido, marrón verdoso. No hay que tener mucha suerte para poder divisar cocodrilos de gran tamaño,  que descansan en las orillas unos sobre otros, aletargados, tomando el sol. Sus movimientos suaves te dan una idea equivocada de que no existe peligro. Pero no me gustaría nada ser uno de los pescadores que recorren las orillas sin ningún temor.

–          Ángel te has fijado en sus dientes, no me gustaría estar entre sus fauces. Los reptiles nunca han sido santo de mi devoción, al verlos siempre se me eriza la piel de la espalda.- Comente

–          Aita mira ese tan chiquitico, que simpático.- Chillaba Ishi

Al pasar por una zona más estrecha se divisó un sinfín de materiales plásticos que flotaban en las aguas, botellas de agua, sandalias, bolsas de plástico… residuos de humanidad. Una sensación desagradable te invadía al ver esa perdida de estabilidad del ecosistema, belleza destruida.

El hombre que conducía la   lancha nos informo que habían creado un proyecto de recogida y tratado de los residuos que invadían el Cañón. Mas adelante vimos redes en los laterales del rio donde se iba recopilando todos los residuos. Al menos se estaba tratando de solucionar el problema de la contaminación ambiental.

Saliendo de ese tramo la impresión que tienes al recorrer el Cañón es muy agradable. La vegetación, sus tonos verdosos, la inclinación de sus paredes permitió la formación de cuevas en cuya pendiente caen cascadas magníficas formando algo parecido a un Árbol de Navidad, acantilados que se elevan casi 1000 metros de altura sobre el nivel del agua. En el camino puedes descubrir gran cantidad de animales, tales como aves con nombres tan curiosos como la papamoscas, la chachalaca, conocida por los ruidos que emite, el cuiche, el cinco real, monos, cocodrilos… y el final del recorrido termina en una presa donde esta ubicada la central hidroeléctrica Manuel Moreno Torres.

Chenalho. Conociendo sus escuelas

Chenalho es una pequeña población indígena y las dificultades de escolarización son complicadas. Entre la población indígena se observan bajos niveles de logro escolar y altos niveles de monolingüismo, deserción escolar y bajo rendimiento académico. Los estudiantes indígenas, comparados con los no indígenas, enfrentan problemas de acceso y permanencia en la escuela, y la ayuda académica adicional, cuando se ofrece, no aminora la brecha existente entre indígenas y no indígenas, ni mucho menos ayuda a superar el estigma generado alrededor de los estudiantes de origen indígena. En la mayor parte de las escuelas indígenas del país predomina la castellanización directa, con lo cual hay una desubicación lingüística. El bilingüismo que teóricamente es el propósito del subsistema prescolar y de primaria no se asume como tal. En el caso de los alumnos que han tenido poco contacto con el español la enseñanza se convierte en inteligible así como un efecto de desplazamiento lingüístico. La cultura indígena no esta presente en las aulas, no teniendo en cuenta sus estilos de aprendizaje basados más en la observación, exploración, imitación y experimentación. En cambio se insiste en la transmisión verbal de conocimiento, enfatizando lo escrito, cuando la cultura indígena es oral. Por otro lado los niños indígenas, con su trabajo soportan parte del de la economía familiar, finalmente muchos de ellos deciden dejar la educación escolar. El abandono escolar no parece estar relacionado sólo con situaciones familiares económicamente restrictivas y con un  sistema educativo racista. En algunos casos, los niños se ven obligados  a dejar la escuela para ayudar económicamente al hogar, pero la mayoría la abandona por causas discriminatorias.

Beatriz trabaja como profesora de idiomas del CECYT (Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas). Sabia de nuestro proyecto a través de Santiago, y nos propuso visitar las aulas y conversar con su director.

Fuimos visitando las aulas, presentándonos a los alumnos y explicándoles sobre nuestras andanzas. Ishi y Noa estaban impresionados. La escuela era de alumnos de secundaria, y ellos se esperaban niños de su edad.

–          Mami pero estos son niños grandes, donde están los mas pequeños.- Preguntaba Ishi

–     Es que Beatriz trabaja en un colegio para niños de secundaria, mas tarde visitaremos el de primaria.- Contesté

Fue un día muy productivo. Los alumnos participaron debatiendo sobre su cultura, sobre la posibilidad de ver o convivir con otras. Estaban intrigados sobre que les parecía a los niños el vivir esta experiencia, los cuales estaban un tanto vergonzosos, pues les rodeaban haciéndoles un sinfín de preguntas.

Mas tarde visitamos la escuela primaria “Licenciado Benito Juárez García “ de Chenalho y de nuevo explicamos al director nuestra intención sobre el proyecto educativo. Esta vez los niños se introdujeron a las clases del nivel que les correspondía por edad.

Vodpod videos no longer available.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en México. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a San Cristóbal de las Casas. La Ciudad Real

  1. komasmarcarc dijo:

    Qué bonito San Cristobal de las casas! Cuánto hemos de aprender de los mexicanos y de fuertes raíces con la cultura. Un abrazo enorme!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s