Saint George. Tomate tu tiempo y disfruta del desierto

Saint George está ubicado en la elevación más baja del estado de Utah, aunque está rodeada por montañas y cerros de arenilla. Durante cinco días estuvimos conviviendo en casa de Lex, un chico deportista, que entrena diariamente y compite en numerosas maratones y carreras de larga distancia. En la puerta de su habitación cuelgan un sinfín de medallas, fruto de su esfuerzo. Es necesario ser una persona constante para compaginar trabajo y deporte a ese ritmo. Por otro lado, es un hombre encantador y un gran conversador. El escucharnos hablar en castellano le refresco esta lengua que tenía un poco olvidada. Nos aseguró que para nuestro próximo encuentro mejoraría su nivel, a pesar de que sin creérselo, poco tenía que mejorar ya que su castellano era muy bueno. Los cuatro disfrutamos de su compañía. Lex con su constancia deportiva nos ha puesto de nuevo la miel en los labios, al ver como consigue ir a correr a diario. Nosotros finalmente siempre encontramos una u otra excusa para no hacerlo, sabiendo incluso lo que el deporte ayuda a encontrar ese equilibrio tan necesario en cada persona.

Este viaje nos esta dando la oportunidad de conocer algunos de los refranes o creencias que cada cultura posee. Muchas veces encuentras que culturas diferentes expresan con distintas palabras un mismo significado o una misma manera de creer en algo.  Como por ejemplo, nuestro querido ratoncito Pérez, que en EEUU se ha transformado en “Fairy Teeth”, el hada de los dientes.

Una de las cualidades que admiro en los niños es su constante curiosidad y capacidad de preguntarte sobre cualquier tema, expresando abiertamente lo que sienten o piensan al respecto. Noa está deseosa de que se le caiga algún diente y poder conocer al famoso ratoncito Pérez del que tanto le habla Ishi, pero por el momento, a pesar de que se mueve cada día cada uno de sus dientecillos, no hay señales de alarma.

– Aita (papi), pregúntale a Lex si se le mueve algún diente.

– No, Noa- le decía Ishi, – el ya no tiene de leche, solo tiene de adulto.-

– Y porque ya no tiene de esos de leche….si él toma muchos batidos de color blanco.

– Ahh! Bueno a lo mejor sí que tiene, vamos a preguntárselo- dijo Ishi – Leeeeeeex!!!!!

Zion National Park. Castillos de arena coronando los cañones del desierto

El Zion National Park es otro de los parques nacionales que recorrimos. Más pequeño que los anteriormente visitados, pero en toda su esencia precioso. El colorido y forma de sus montañas recuerdan al Gran Cañón del Colorado. Nos perdimos dos días en el recorrido de alguno de sus recovecos. Las paredes rocosas ascienden hacia un vivo cielo azul. Las rocas que forman el cañón irradian una belleza desmesurada, descubriéndose entre el color crema, un suave rosa o incluso, a determinadas horas del día, un rojizo intenso. Para recorrer el parque, desde el año 1997, establecieron un sistema de autobuses para eliminar el tráfico y problemas de parking, que recorren ocho paradas posibles, circulando  frecuentemente.

Se puede ascender y bakar en cualquiera de ellas, dependiendo de los puntos y excursiones que se quieran realizar.

http://www.nps.gov/zion/

En un primer momento me pareció poco acertado el introducir este sistema de autobuses, pero una vez ahí, te das cuenta que tiene su encanto y ello les permite proteger la vegetación y el medioambiente en todo el parque.

Preparábamos nuestras mochilas e intentábamos salir temprano. Que días de calor!!!, acabas el día empapado. Pudimos recorrer las ocho paradas con diversas excursiones de las cuales recuerdo sobre todo, la alegría de saber que por fin Noa se va atreviendo con recorridos más largos. Le felicitamos por ello, y su sonrisa de oreja a oreja nos cegó.

Hasta hace poco, tras unos pocos minutos de caminata, recurría al truco de “mami, que cansada estoy, llévame a caballito” y claro, esos ojos, esa carilla y esos pucheros, te hacen ceder a sus antojos, no sabiendo si realmente no puede con su alma o bien le es más cómodo que le lleven sus papas.

De Ishi, decir que es una gozada su inquietud por descubrir, absorto entre la naturaleza. Observarle libre entre los paisajes rojizos del cañón, contagiarte con su sonreír por cualquier cosa, disfrutar de sus conversaciones con su hermana y verle caminando al lado de su aita, dándome cuenta que tienen un mismo paso, un ritmo con un son determinado, una energía compartida que maravilla cuando brillan juntos y me enloquece cuando chocan en su rugir como leones enjaulados.

Mantente en el camino ¨Stick to the trail¨

Que es lo que recordáis de cualquier excursión?, que pedacito dejáis que fluya en vuestra memoria?, que momentos quedan impregnados? la esencia de los pasos que consiguieron llegar a la cima, un lago, un árbol de tronco inmenso, el esfuerzo al subir, la sensación de sed, las risas, las conversaciones, ese tropezón…

Lo bueno de las memorias es que para cada persona la misma vivencia puede estar pintada con distintos colores. Cada cual recuerda una anécdota diferente como la más emocionante, dulce, atrevida, merecedora de recordar.

– Mami, cruzamos el rio y subimos a esas rocas, como Indiana Jones en busca de tesoros preciosos. dijo Ishi

Cruzamos el rio, cogiéndonos de la mano, pues las piedras tenían una telilla en la que nuestros pies resbalaban sin quererlo. Nuestros cuerpos se movían lentamente, con un andar tambaleante hasta conseguir llegar a la roca que sobresalía en medio del rio.

Noa y Aita (papa) nos observaban en nuestra aventura, divirtiéndose viéndonos adentrarnos entre las rocas y dándonos ánimos. Ishi por delante, tanteando el terreno. Ves a saber en quien pensaba mientras se esforzaba por no tropezar, creyéndose un osado descubridor en su gran andanza. Otra cualidad de los críos es sumergirse en la vivencia y engrandecer la historia, convirtiéndose en protagonista y dando rienda suelta a su imaginación.

– Guay, que chulada….. lo hemos conseguido, has visto que divertido – gritaba Ishi

A Noa es fácil hacerla reír, diríamos que por el momento es la alegría personificada. La naturaleza le desborda, vibra con ella. Agua, arena, colorido, unos pasos, ese andar repleto de energía, una carrera en busca de una ardilla que graciosamente mordisquea un fruto entre sus manos,…  todo emoción.

Angel es un ser nómada, como enloquece al viajar, pienso que estaría viajando de por vida y no se cansaría, pero es una gozada verle cambiante, alegre, dispuesto a comerse el mundo. Siempre le digo que al viajar se quita la coraza y  se deja llevar por lo siguiente que venga, con ojos abiertos, retomando al niño que lleva dentro.

La naturaleza te aporta equilibrio, fuerza, tranquilidad, ganas de adentrarte en su jardín secreto y poder observar la inmensidad de colores que brillan en cada uno de sus rincones.

El atardecer nos bañó en luces rosadas, una media luna se advertía pintada entre las montañas. Tras una excursión llena de hazañas nos despedimos del Zion Park. Por la mañana nos esperaba recorrer el camino hacia Las Vegas, pero bueno, eso es harina de otro costal….  

 

Vodpod videos no longer available.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EEUU / USA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Saint George. Tomate tu tiempo y disfruta del desierto

  1. Anna Pagès Milo dijo:

    Hola família quant temps!!!!
    Em dona la sensació d’estar amb vosaltres fent aquest viatje, l’ esteu redactant de conya, i que dir de les fotos, són magnifiques. Esteu fantàstics ! tot s’ha de dir.
    Una abrassada des del Pla de Can Sala especialment per la Noa de part de la Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s