¿Que diantres hacemos en Puerto López?

Desde Cuenca tomamos una buseta que cómodamente nos transportó hasta Guayaquil. Desde allí teníamos que tomar un autobús que tras 6 horas de viaje nos dejaría en Puerto Lopez. El autobús o la carraca con sus videos musicales a tope, no tenia desperdicio, ¡vaya viaje!, ¡que tormento!, pachum, pachum, pachum cim pum, tacatacatacatacatac. Al menos íbamos avanzando en nuestro camino, es el único consuelo que te queda cuando las circunstancias no son del todo adecuadas, o cuando a tu cansancio le pueden los pormenores.

–          Por favor señor puede poner una película en vez de estos videos musicales, es que ya no puedo mas, me aburro.- Ishi ya acostumbrado, se acercaba al conductor poniendo su mejor cara de niño que no ha roto nunca un plato.

–          Esta bien niño ahora veo como soluciono.– Contestó sin más el conductor, quien movía su cuerpo contoneándose al ritmo del hilo musical.

Llegando a nuestro destino, nos esperaba una imagen un tanto dantesca. Las calles estaban llenas del barro debido a las lluvias torrenciales de los anteriores días y el autobús aparco justo encima de una charco inmenso. Nos dimos de bruces con un Puerto López bastante inundado. La visión del lugar no fue muy halagadora que digamos, parecía un pueblo un tanto olvidado con las calles cubiertas de ese lodo marronaceo por doquier. Llamamos al contacto de Galo, quien nos vino a recoger y nos llevo a su hostal. Galo finalmente no llegaba hasta la tarde siguiente. Dios mio!!! pero ¿Qué diantre hacemos en este pueblo? Uno no puede tener opiniones tras un viaje largo, el cansancio no nos dejaba ver más allá del barrizal.  Tras una ducha reconfortante decidimos dar una vuelta por la calle que recorre las playas y de nuevo tomándonos un apetitoso arroz con camarones cambio nuestro estado emocional.

Isla de Salango. Entre peces de colores y estrellas de mar

Puerto López es un pequeño pueblo con un sinfín de atractivos turísticos, de los cuales el principal es la observación de ballenas Jorobadas y aves marinas. Salango y Agua Blanca, senderos de Bola de Oro, playa Tortuga, naturaleza, zonas arqueológicas reconocidas y un lugar donde la comida típica con sus variadas recetas con frescas frutas, marisco y pescados puede enmudecer al más exigente paladar.

Habíamos descansado toda la noche de un tirón, nos levantamos enérgicos y con ganas de desayunar, localizamos un chiringuito local de la playa donde a orillas del mar y entre familias del lugar nos zampamos una tortilla de camarones recién pescados, pulpitos, acompañados de una limonada que nos endulzo la vida. Más que un desayuno parecía un almuerzo, ¡que delicia!.

Mas tarde, nos esperaba un barco para llevarnos a la isla de Salango. Decidimos ir a esa isla y no a la Isla de La Plata, ya que no era época de avistamiento de ballenas, estas suelen localizarse de Junio a Septiembre. Acertamos de lleno con la elección, la mañana fue una constante aventura donde los secretos marinos y los acantilados nos mostraron un paisaje de gran belleza. El azul de los piqueros de patas azules es alucinante, soy una apasionada de ese color, así que posiblemente pierdo un poco de objetividad, pero os insisto que tiene una intensidad poco común. Bordeamos la costa, al llegar a la isla el barco fondeó en un lugar que tiene unos tres metros de profundidad y con una visibilidad envidiable para hacer snorkelling.

Descendimos del barco, lanzándonos al agua. ¡Que gozada!, el mar tiene una energía tan especial que consigue hacer feliz al menos acuático. Mostramos a Ishi y Noa como colocar sus mascaras, ellos no están acostumbrados a hacer snorkelling, a veces se atragantaban, sobretodo Noa, pero en una de esas consiguió durante un rato observar la vida del fondo marino, y la canción de la sirenita empezó a escucharse entre burbujas de agua.

Ariel, escúchame. Ese mundo está muy mal.

La vida bajo el mar es mucho mejor que el mundo allá arriba.

Tú crees que en otros lagos las algas más verdes son

Y sueñas con ir arriba, y qué gran equivocación!

¿No ves que tu propio mundo no tiene comparación?

¿Qué puede haber allá fuera que causa tal emoción?

Bajo del mar, bajo del mar

Vives contenta, siendo sirena eres feliz

Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar

Mientras nosotros siempre flotamos

Bajo el mar……..

Finalizada la sesión de snorkelling, Ishi y Ángel se fueron a una playa de arena blanca en piragua. Noa y yo seguimos con el grupo llegando a esta desde la barca. La playa en la Isla de Salango no tiene desperdicio, la arena es blanca, el mar de un verde azulado, piedrecillas van asomándose entre las olas. Recogimos piedras en forma de corazón y tras otro chapuzón esta vez en la playa, regresamos a tierra firme en Pto Lopez.

Rencuentro con Galo en Puerto López

La ropa sucia empezaba a abultar demasiado. Ángel al acercarse de mañana a la lavandería con el fin de preguntar el precio para realizar la colada, se encontró con una camada de cachorros recién nacidos y al contárselo a los niños no hubo más opción que regresar para mostrárselos en vivo y en directo.

–          ¿Aita, podemos ver la camada de cachorros de esta mañana? Son tan bonitos.- Pregunto Ishi con ganas de verlos de nuevo.

–          Si por favor, vamos a su casa, yo me muero por tenerlos entre mis brazos, tienen unas orejas que me hacen cosquillas al darles besos.- Noa estaba nerviosa por verles mamar.

Tras la excursión, llegamos al hotel y nos informaron de que Galo ya había llegado, dejo el recado de que  lo localizáramos en la playa. Fuimos jugando a ver quien le divisaba, pero finalmente fue el quien dio con nosotros, la verdad es que nunca pasamos muy desapercibidos.

–          Hola Galo, Galo, !es Galo!, ¿como no dimos nosotros antes contigo?.- Ishi y Noa ya estaban tan familiarizados con el como uno mas del grupo.

–          Hey chicos!!! como ha ido todo?, Ishi ¿Ya cuidas de tu ñaña (hermanita)?, me da la sensación que hasta han crecido.- Galo estaba contento con el rencuentro.

Fuimos a los chiringuitos de la playa, pedimos unas cervecitas y un delicioso batido de aguacate. Por cierto lo recomiendo, aguacate maduro, unas cucharaditas de leche condensada, o bien azúcar, un poquito de leche, suficiente para que no quede demasiado denso y batirlo todo hasta que la combinación verdosa toma la textura adecuada.

Un grupo de chicas jugaba a futbol en la playa, poniéndole un empeño extraordinario, era su hora de entreno. El sol empezaba a esconderse, y la brisa marina creaba un ambiente de lo mas placido.

–          ¿Mami juegas con nosotros al escondite?.- Preguntaban, haciéndome señas para que me levantase y fuese a su encuentro.

–          Uno, dos, tres, cuatro, cinco………. Y diez. Allá voy chicos.- Caray con el escondite con lo bien que se estaba charlando en el chiringuito.

Seguimos nuestros paseos y diálogos hasta la hora de cenar. Pero esta vez, los niños estaban cansados. Ishi se puso en su faceta de “hermano encantador”, que conlleva esa actitud de chinchar cuanto mas y mejor a su hermana. Noa, que cuando esta cansada no aguanta nada, no dejaba de protestar y lloriquear, pues se le cerraban lo ojos, la paz había finalizado. Así que bastante enfadada con mi hijo, le dije que ¡ya estaba bien!, ¡se ha acabado!. Me fui con ellos al hotel con el fin de que Morfeo hiciese su función y deje que Galo y Ángel siguiesen la tertulia. Fue tumbarse en la cama y caer rendidos, por fin reinó el silencio de nuevo.

A los pies de una Laguna Blanca

Agua Blanca se ubica a 10 minutos en vehículo al norte de Puerto López, al costado derecho de la carretera a Machalilla. Agua Blanca es un sitio arqueológico en el corazón del Parque Nacional Machalilla.

Un guía del museo arqueológico nos puso al corriente sobre la cultura Manteca, civilización que fuera 1500 años atrás, la que mayor desarrollo alcanzara en estas tierras.  En este lugar se ha realizado un gran trabajo, a base de mucho esfuerzo y años de lucha por conseguir llevar adelante un gran proyecto. En 1979 se creo el Parque Nacional Machalilla, quedando la Comuna Agua Blanca en el Corazón del Parque. En más de una década de trabajos de campo, el proyecto arqueológico Agua Blanca ha desarrollado un acercamiento total con la comunidad, basada en la investigación, protección y preservación de los recursos culturales dentro del Parque Nacional Machalina. Lo mejor de este proyecto es que se haya logrado atraer la atención de la Comunidad, los habitantes están a cargo del manejo y protección de dichos recursos culturales. De esta forma la comunidad plenamente involucrada ha recuperado su sentido de identidad cultural.

Nuestro guía, nos invitó a dar un paseo por el sector y así quedamos cautivados por la naturaleza del lugar. Recorriendo el bosque secundario y los pozos azufrados.  La flora, fauna y la belleza escénica te transporta a uno de aquellos lugares formidables en el que los hombres recuperamos nuestra esencia y vibramos junto con la naturaleza dejando el cemento olvidado en el lugar más recóndito de tu cerebro.

¿Habéis abrazado alguna vez a un árbol? Quizás penséis que es de lo mas absurdo, o una tremenda perdida de lucidez ¿Cómo voy a abrazar a un árbol?. Pues bien lo que os sugiero es que aprovechando este fin de semana, os escapéis a algún lugar, de aquellos que por algún motivo, justificado o injustificado os transmita y deleite en un estado especial. Dejaros llevar y abrazaros a ese árbol, cerrad lo ojos y sentiréis todo el esplendor de su energía, de la sabia que le recorre, de su vida ligada a la tierra y de la sabiduría que cualquier elemento de este universo posee al no perder nunca su equilibrio natural.

Buhos, aves de colores, iguanas, arboles donde poder abrazarse, semillas y plantas de diversas variedades con propiedades curativas. Haberlas haylas, solo hay que saber reconocerlas. Los caminos y senderos se perdían entre la vegetación, cruzamos el rio Buenavista, el cual antaño fluía caudaloso,  y en la actualidad solo cuando llueve.  Cruzamos un puentecillo, y ante nosotros se descubrió una poza sulfurosa de agua blanca, donde dos componentes del grupo, quienes sabiamente habían traído su bañador se dieron un baño.

Nosotros nos dedicamos a remojarnos los pies, los brazos, la cara y porque no encontraba apropiado zambullirme en la poza como Dios me trajo al mundo, pues por falta de ganas no seria. Así que ante la imposibilidad de nuestro deseo, nos dedicamos a embadurnarnos la cara con una sensacional mascarilla de barro que provenía de esas aguas sulfurosas y que nos dijeron tenía efectos increíbles.

–          Hey chicos!!!, vamos a pintarnos la cara con este barrillo.- Me encantan las cremas, las mascarillas y todo el ritual que conlleva.

–          Que pringoso mami, estas segura.- Ishi se estaba divirtiendo.

–          Yo te pinto toda, toda, hasta con esto estas guapa mami.- Noa siempre encuentra las palabras para sentirte de lo mejor.

Tras la sesión de belleza y con 10 años menos, nos faltaba una última excursión donde disfrutaríamos desde una torreta de una panorámica de la zona que recorrimos durante la mañana.

De regreso a Guayaquil

El día llegaba a su fin, todos sabíamos que nos esperaba el ¨bus carraca¨ con esa música encantadora, “pachin, pachunga, pachon” que nos llevaría de regreso a Guayaquil, para tomar otro, camino de Perú. Íbamos con el tiempo justo, así que nos dividimos, los niños y yo nos quedamos en la sala de espera de buses en Puerto Lopez, mientras Galo acompaño en su coche a Angel y fueron a recoger las maletas. Galo tuvo unas últimas palabras con Ishi y con Noa. Era momento de despedirse.

–          Ishi has de cuidar a tu “naña” (hermanita), tu sabes que cada uno tiene su limite, has de aprender a leer el lenguaje corporal de las personas. Cuando Noa esta tan cansada, como ayer anoche, no has de dedicarte a chincharle, pues sabes que por nada se pondrá a llorar. Has de ayudar a tus papas en este viaje, tú sabes como hacerlo.- Galo iba conversando con Ishi.

–          Si, yo se, lo haré Galo, es que a veces me pongo nervioso.- Contestaba Ishi mirándole serio.

Nos dimos un fuerte abrazo. Galo nos había calado hondo, pasamos un sinfín de momentos en su cálida compañía. Existen personas especiales de las que es más difícil despedirse. Subimos al autobús colocando las mochilas en lo alto, nos sentamos callados, escuchaba las risas de Ishi y Noa en el asiento de atrás, el autobús se puso en marcha, las puertas se cerraron, a través de la ventana observé como Galo se iba hacia su coche de regreso a Quito. Que lindos días!!!, un nudo de nostalgia me invadió y las lagrimas brotaron de mis ojos. Ángel me miraba con media sonrisa poniéndome la mano sobre la rodilla, me conoce perfectamente y sabe que las despedidas no son mi fuerte.

Vodpod videos no longer available.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecuador. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Que diantres hacemos en Puerto López?

  1. Que tierno Diana, me encanta como nos relatas las cosas que les suceden, sus vivencias y hasta las despedidas me apenan también. Suerte amigos!

  2. ana dijo:

    Hola familia viajera! Soy Ana, y junto con mi hija de 4 años y mi compañero nos lanzamos en septiembre a la aventura de viajar durante los próximos 2 años. El destino…. Asia. Tengo momentos de estar muy animada, con muchas ganas, y otros de un pelín de miedo. No sé muy bien a qué. Pero me encanta cuando leo todos los relatos de las familias que como vosotros emprendeis viaje. Si no os importa, me gustaría preguntaros cosas concretas. No sé si habeis viajado por Asia. No sé. El tema de las vacunas, los transportes… en fin. De cómo es viajar con niños por allí. Por Ecuador ya lo hemos hecho y nos salió bastante bien. fue fácil. Entonces mi hija tenía 18 meses. No reclamaba más que estar con nosotros. Ahora es distinto. Gracias y mucha suerte.

    • Hola Ana,
      nos encanta saber de vuestra próxima aventura en Asia. Llevar adelante cualquier sueño comporta los diferentes estados anímicos que describes. Por supuesto que nosotros también tenemos nuestros miedos ante lo desconocido, nuestros momentos de euforia ante las novedades, nuestros estados explosivos de alegría, tristeza o añoranza, inquietud, perseverancia, asombro… y un sinfín más por los cuales vas oscilando día a día. Respecto a temas vacunales os recomendamos ir a un centro de atención al viajero, es lo que hicimos nosotros, a poder ser cuanto antes mejor, pues algunas vacunaciones precisan de mas de una dosis administradas en intervalos de tiempo diferentes. Respecto a viajar con niños, en nuestro caso esta resultando muy agradable, se han adaptado muy bien, y lo que precisan es contacto con otros niños y sobretodo vuestra calidez y presencia que es lo que al fin les da la estabilidad durante el ajetreo del viaje. Por Asia viajaremos en breve…….mas o menos estaremos llegando en unos 2 meses, así que seguimos en contacto y quien sabe sin nos vemos por aquellos lares.
      No dudéis en contactarnos para cualquier otra inquietud o duda.
      Un abrazo de la familia trotamundos.
      Noa, Ishi , Diana & Angel

      PD: En cuanto a información hay mucha en la red, pero os pasamos un par de blogs que os pueden ser de utilidad…uno de ellos de una familia española que viajó por el mundo hace unos años y otra de una chica argentina que lleva unos años viajando y que además de escribir muy bien da consejos sobre viajes y diferentes partes del mundo.
      http://www.nuestravueltaalmundo.com
      http://viajandoporahi.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s